¿Por qué estudiar una carrera digital?

Nuestros abuelos dedicaron toda su vida a un mismo trabajo, nuestros padres tuvieron 4 a 5 trabajos en su vida, y a nosotros nos está tocando cambiar decenas de veces de trabajo y varias veces de profesión estando aún en la primera mitad de nuestra vida profesional. Es que nos toca vivir en un momento donde los cambios nunca se dieron tan rápido y nunca volverán a ser tan lentos.

Destinamos al trabajo del 30% a 50% de nuestras horas diarias, hablando solamente de las horas de trabajo y no del tiempo en que nuestros problemas laborales invaden nuestros pensamientos en nuestro tiempo libre (qué feo hablar de tiempo libre, ¿el tiempo en el que estamos trabajando, no somos libres?).

En este artículo queremos justamente ayudarte a explorar cómo escoger una carrera digital te puede dar libertad.

Antes de hablar de sus beneficios, ¿a qué llamamos carreras digitales?

Las carreras digitales son todas aquellas que utilizan las nuevas tecnologías como principal medio de trabajo, como el marketing digital, la programación, testing de software, desarrollo de videojuegos, diseño de experiencia de usuario, análisis de datos, entre otras.

¿Por qué estudiar una carrera digital?

Industria creciente

Las tecnologías tienen un crecimiento exponencial. Cada vez surgen más empresas nativas digitales y al mismo tiempo las empresas tradicionales enfrentan la transformación digital, por lo que hay lugar en distintos tipos de empresas para profesionales digitales.

Apalancamiento de la tecnología

La nobleza y sus títulos perdieron relevancia frente a la burguesía respaldada por capital con el surgimiento del mercantilismo. Hoy el capital dejó de ser el principal punto de apalancamiento para ser el conocimiento. Un buen programador o creador de contenidos con una computadora y acceso a internet en nuestros días tiene un potencial de crecimiento mucho mayor que una persona con capital visión tradicional.

Estás en el lugar correcto

El lugar donde uno nace y/o vive siempre fue condicionante del crecimiento que uno pueda tener en cierto sector. Posiblemente Aristóteles no hubiese sido quien fue si no estaba en Grecia. Leonardo Da Vinci no hubiera llegado a ser quien fue sin su paso por la Florencia del renacimiento. Steve Jobs pudo no habernos dejado su legado si no hubiese estado en San Francisco, uno de los lugares más propensos en el mundo para la innovación.

Pero hoy más que nunca, todos estamos en el lugar correcto. En este preciso momento estás en internet, nunca fue más fácil estar en el lugar donde las cosas están ocurriendo. Lo único, en un “lugar” tan grande, te toca decidir en “qué parte” estar.

Mayor libertad de trabajo

A la hora de estar buscando medios para vivir la mayoría sigue pensando en un trabajo de lunes a viernes de 9 a 17 hs en relación de dependencia, que está excelente. Pero hoy, hay muchas alternativas que nos dejan la libertad de elegir, ser full time freelance, monetizar la creación de contenidos, trabajar de forma remota y flexible para otros países, tener varios trabajos part-time, emprender o cualquier combinación posible entre todas las anteriores.

El Internet nos da la posibilidad de llegar a todo el mundo y el poder de eso se encuentra en descubrir nichos globales. Por más específica que sea una necesidad, posiblemente haya miles de personas en el mundo que la comparten, y para quienes pueden satisfacerla con contenido, productos, servicios o tecnología, es una oportunidad.

Podrás crear tu propio trabajo

Abundan las oportunidades, pero también la gente que se está preparando para aprovecharlas. Lo único en que nadie puede competirte es en ser vos mismo. ¿Cómo hacerlo? Mantenete curioso, se fiel a tus intereses complementándolos con habilidades técnicas y encontrarás una intersección sumamente poderosa en el que tus conocimientos de cierta industria, tus intereses y hobbies, tus habilidades técnicas y tu red de contactos se alineen para que trabajar sea un gusto.

Ej: Reclutadores de talento tecnológico para aplicaciones de fitness, growth marketers para aplicaciones de aprendizaje de idiomas, comunidador digital de deportes extremos, video-blogger de surf, data product manager en la industria de prevención del cáncer. Vos podés inventar tu trabajo.

El costo

Entrar en este mundo no es fácil. Pero es algo que la mayoría de las personas puede hacerlo (y mucho más si estás leyendo esto).

Tiempo

Si, aprender lleva tiempo. Pero te invito a revisar tu tiempo en pantalla en el celular y de seguro encontrarás 1 o 2 horas al día con las que no contabas. Emplear ese tiempo diario de forma consciente e intencional a desarrollar habilidades traerá sus resultados. No es intuición, es lógica. Menos del 2% de la población mundial le dedica ese tiempo de forma inteligente e intencionada al aprendizaje.

Recursos

Fuera del tiempo está el factor de recursos. A veces es necesario invertir en formación, o el trabajo de entrada en un rol luego de una reconversión laboral puede pagar menos de lo que un antiguo trabajo pagaba. Pero posiblemente valga la pena, y de seguro hay áreas en las finanzas personales que se pueden optimizar. Muchas veces se trata de tener la disciplina de resistir la tentación de las satisfacciones inmediatas e invertir en los resultados a largo plazo.

Al final, se trata de simplicidad y esencialismo. Definir lo que es importante para uno y dejar de lado lo demás. Aplica al tiempo, el dinero y la capacidad de atención, todos recursos limitados.

Algunas reflexiones finales

Debemos dejar de preguntarnos si líder se nace o se hace. En este momento, la pregunta que todos deberían estar haciendo es “Curioso ¿Se nace o se hace?”. La economía del conocimiento premia a la curiosidad y por sobre todo, con tanto para explorar, los curiosos disfrutan más que nadie este caos.

No esperes a que el tiempo cambie algo, hacelo vos mismo.

Aquí van algunas preguntas y respuestas que seguro te serán de guía si estás buscando tu camino:

  • – ¿Te gusta la tecnología, trabajar con personas y liderar equipos? Aprendé Product Management.
  • – ¿Pensás de forma lógica y sistemática? Aprendé a programar.
  • – ¿Sos analítico y te preguntás siempre el por qué de las cosas? Aprendé análisis de datos.
  • – ¿Te gustan los negocios y lo digital? Aprendé marketing digital y ecommerce.
  • – ¿Te gusta el diseño y sos empático? Aprendé UX/UI Design.
  • – ¿Te gustan las matemáticas y la estadística? Aprendé machine learning.
  • – ¿Te gustan los videojuegos? Aprendé a desarrollarlos.
  • – ¿Te gustan las finanzas? Explorá el mundo fintech y de criptomonedas.
  • – ¿Te gusta desarmar y construir cosas? Aprendé de hardware y robótica.
  • – ¿Te gusta comunicar? Aprendé sobre creación de contenidos, streaming y PR digital.
  • – ¿Te interesan demasiadas cosas? Ese no debería ser un problema. No te reprimas y explora todo lo que quieras.
  •  

Es parte de nuestra naturaleza estar constantemente insatisfechos. Tenemos que aprovecharlo como una oportunidad y redireccionar la insatisfacción del consumismo a la curiosidad y de los productos al conocimiento, y estaremos más preparados que nadie para construir la realidad que queremos.

Abrir chat